+34 638 042 482      Email  
 
 
 
 

Poblacion

 
 

Tipo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

sábado, 12 de junio de 2021

 

Cinco claves para comprar un terreno y construir una vivienda con acierto


  Comprar un terreno es una opción valorada por muchos compradores que quieren construirse una vivienda a su medida. Más en estos tiempos de pandemia en los que las casas unifamiliares con más metros útiles, amplios espacios exteriores e incluso piscina se han convertido en el tipo de vivienda favorito de muchas personas.

  Otro aliciente para comprar un terreno urbanizable es que durante el segundo trimestre de 2020 el precio medio del suelo urbano en España ha experimentado un ajuste interanual del -15,1%, situándose ahora en 139,6 €/m².

  No obstante, aunque comprar un terreno para construir tu propia vivienda es una alternativa interesante, no siempre resulta una tarea sencilla hacerlo: hay que encontrar la parcela adecuada y tener en cuenta determinados aspectos para asegurar el éxito de la operación.

 

Con la finalidad de echarte una mano, te ofrecemos algunas claves que debes tener en cuenta:

 


  Selección del terreno


  El primer paso a la hora de comprar un terreno es realizar una exhaustiva búsqueda y diferenciar claramente el suelo rústico del urbano o urbanizable. Esto es primordial, porque el primero no suele reunir las infraestructuras necesarias (suministros de electricidad, agua, saneamientos…) y, lo más importante, no es edificable.
  El suelo urbano, por contra, sí dispone de esas dotaciones básicas, mientras que el urbanizable aparece recogido dentro del plan de ordenación urbanística del municipio como apto para construir en él, aunque precisa del desarrollo previo de un plan parcial y de un proyecto de reparcelación para poder construir.

  Otros aspectos en los que debes fijarte al comprar un terreno es en su porcentaje de ocupación (parte de la parcela que puede ocuparse por la edificación) y la edificabilidad (máximos metros cuadrados que podrá tener la vivienda a construir sobre el rasante).


 Asesoramiento profesional


 Al margen de tus preferencias personales, también es recomendable que un arquitecto examine la parcela in situ para valorar sus posibilidades reales: si cuenta con buenos accesos, orientación y pendiente del terreno, si tiene la dimensión y el subsuelo adecuados para edificar, etc.

 Además, el técnico podrá realizar una primera estimación de los costes de edificación, algo que te servirá de gran ayuda para establecer los primeros contactos con las entidades bancarias para solicitar una hipoteca. Asimismo, el arquitecto se encargará de hacer el proyecto de la casa. También es recomendable contar con el consejo legal de un abogado, que te ofrecerá asesoramiento en todas las fases del proceso e indicará las diligencias que deben formalizarse en cada momento.


 Gestiones previas 


  Solicita en el Registro de la Propiedad una nota simple para comprobar si el terreno tiene alguna carga o deuda previa. El siguiente paso es contactar con el catastro para que te facilite una certificación catastral descriptiva y gráfica (así será posible comprobar que los datos de ambos registros coinciden).

  Finalmente, en el ayuntamiento correspondiente podrás consultar la normativa urbanística vigente en el municipio donde quieras comprar el terreno y edificar la casa. Esta consulta es fundamental, ya que la legislación puede condicionar el diseño de la vivienda (altura, número de plantas, acabados…).


 Financiación 


  Por lo general, los bancos no conceden hipotecas para la compra de terrenos. Por este motivo, si necesitas dinero para realizar la compra, lo más recomendable es que solicites un préstamo o hipoteques tu casa actual.
  Otra opción interesante es solicitar una hipoteca de autopromoción que te permitirá financiar la construcción de la vivienda. Normalmente, estos préstamos hipotecarios se dividen en tres tramos: fase inicial (para que la obra pueda comenzar), fase de certificaciones (a medida que la construcción sigue adelante) y fase de fin de obra (una vez finalizado el inmueble). En general, estas operaciones cubren el 80% del presupuesto si es primera vivienda. Además, el plazo de amortización de la hipoteca no suele exceder los 30 años como máximo.

  Por otro lado, es importante tener presente que para que el banco conceda este tipo de préstamo es necesario presentar previamente el certificado de propiedad del terreno, la licencia de construcción, el proyecto, el presupuesto de ejecución y el certificado de eficiencia energética, además de los requisitos de solvencia.


  Planificación


  Finalmente, la planificación también juega un papel fundamental en la compra de un terreno y la construcción de una vivienda a medida. Para evitar que el proyecto de autopromoción se prolongue más tiempo de la cuenta (normalmente, unos dos años) y los costes se incrementen, es clave planificar minuciosamente el presupuesto y los tiempos de ejecución de los diferentes trabajos, así como coordinar a los profesionales implicados (arquitecto, equipo de construcción…) en cada una de las etapas.

 

 

 
 
 

Poblacion

 
 

Tipo