• Referencia
      
  • Filtro
  • Poblaciones
  • Enlaces Directos
 
 
 

miércoles, 29 de noviembre de 2017

El I.V.A

Desde nuestra Agencia Inmobiliaria en MorairaMarti Projects S.L. Queremos hacernos eco en la transmisión de información, tratando de esta manera de poder ayudarle a resolver alguna duda correspondiente a este tipo de impuesto y sus caracteristicas. Siempre aconsejamos que para su caso en particular acuda a su gestor de confianza.

El IVA. Sobre vivienda nueva se encuentra fijado en el 10% y se paga sobre el precio total de la casa en el momento de su entrega. Sin embargo, tal y como ocurre con la mayoría de productos, el IVA se incluye ya en el precio de las promociones.

Y esta rebaja no es la única que puede aplicarse, ya que en función del tipo de vivienda existen tipos de IVA. más reducidos. Así, el gravamen es sólo del 4% cuando se trata de una vivienda de protección oficial (V.P.O.) siempre que las entregas se efectúen por sus promotores, incluidos los garajes y anexos. El arrendamiento con opción de compra de estas viviendas también se grava con un IVA. del 4%.

Lo que el IVA. no distingue es el uso de la vivienda. En este punto poco importa del piso tendrá un uso particular, será vivienda habitual o si se convertirá en la sede de una empresa, en cuyo caso sí entraría en juego la posibilidad de deducir el IVA. de las cuentas trimestrales. El IVA. que hay que aplicar sobre la transmisión será el mismo en todos los casos.

Qué se considera vivienda nueva

Aunque puede parecer algo básico, conviene tener claro el concepto de vivienda nueva, que habitualmente se entiende como la que se compra directamente al promotor. Sin embargo, lo que realmente cuenta es el número de transmisiones a las que se ha sometido la vivienda.

Para entenderlo mejor, vamos a poner un ejemplo concreto. Si el banco adquiere una casa en dación en pago, permuta o compra contra el crédito hipotecario ya no se consideraría vivienda nueva, al estar sujeta a más de una transmisión. Del mismo modo, si un particular compra una casa en una promoción de vivienda y después la vende, ya no estaríamos ante una vivienda nueva.

La única excepción sería la compra de una participación de una cooperativa, ya que en este caso no se estaría adquiriendo la vivienda, sino una participación, en cuyo caso sí se pagaría IVA. y no el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales

Cuando se compra una casa de segunda mano ya no se pagará el IVA, sino el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. La gestión del tributo está cedida a las comunidades autónomas, de forma que cada una establece el porcentaje a aplicar dentro de los límites que marca la ley general. La media se encuentra en torno al 6%, aunque puede haber grandes variaciones en función de donde residas o de dónde debas liquidar el impuesto.

Lo que ocurre al final es que cada región ha adaptado el tributo no tanto a su situación económica, sino también a sus necesidades recaudatorias. Y es que el Impuesto de Transiciones se aplica tanto a la vivienda como a la venta de cualquier objeto de segunda mano, como por ejemplo un coche o todas esas cosas usadas que compras por Internet. Es, por así decirlo, el contrapunto del IVA en bienes que no son nuevos.

¿Se puede desgravar el IVA de la casa?

En términos generales los particulares no pueden desgravar el IVA sobre vivienda. De hecho, desde el 1 de enero de 2013 quienes compran casa ya no pueden deducir por ella, igual que quienes alquilan a partir del 1 de enero de 2015. Quienes adquirieron vivienda o firmaron su alquiler antes de esa fecha podrán seguir haciéndolo como hasta ahora.

Lo que ocurre en ambos casos es que la hipoteca y el alquiler les llegarán sin IVA, por lo que no habrá nada que deducir por ese concepto.

El IVA en la casa para los autónomos

Un caso particular que no se refiere exactamente al IVA sobre vivienda pero afecta a la casa es el de los autónomos que trabajan en el hogar. Todo trabajador autónomo puede deducir el IVA de los gastos que soporta en su actividad. Para que lo entiendas mejor, cobra un IVA en sus facturas y al hacer la declaración trimestral puede restar a ese IVA el IVA que él mismo pagó.

Hasta hace poco y como norma general, los autónomos que trabajaban desde casa no podían deducir el IVA de los suministros de la vivienda aunque afectasen a su actividad laboral. Es decir, el gasto que hacían de Internet (generalmente con una conexión mejor de la que habrían tenido si no trabajasen en casa), el gasto extra de electricidad y gas…. Hacienda entendía que al ser gastos compartidos y no exclusivos, no se podían deducir en la declaración trimestral. Sin embargo, una reciente resolución judicial permite a los trabajadores por cuenta propia deducir a efectos de IVA e IRPF e Impuesto sobre Sociedades los gastos de suministros del hogar que se correspondan con la actividad de forma proporcional. Esto quiere decir que si el despacho ocupa un 10% de la casa, se podrá desgravar la parte proporcional de luz, gas o internet, por poner un ejemplo.

Por desgracia, no ocurre lo mismo con el alquiler (sí con la hipoteca). Como norma, el trabajador por cuenta propia no podrá desgravar ese 10% del despacho del alquiler que paga según el ejemplo anterior, ya que para eso necesitaría que le hiciesen una factura de alquiler con IVA, es decir, un doble contrato. En su defecto debería hacer un único contrato con IVA para el total, pero del que sólo podríamos desgravar a efectos de IVA la parte proporcional a lo que ocupa el despacho.

Artículos relacionados con diferentes impuestos

¿Qué es una autoliquidación complementaria?

Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas

Plusvalías, registro, notaria y otros gastos

Impuesto de Bienes Inmuebles IBI

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

Impuesto sobre la Renta de los no Residentes